Dominican Sustainable Tourism Organization, DSTO

  • Español
  • English
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
  • default color
  • green color
  • cyan color
  • red color
ODTS Nosotros ODTS Turismo Sostenible
Turismo Sostenible PDF Imprimir Correo

 

Para comprender que es turismo sostenible, previamente debemos aclarar el concepto de desarrollo sostenible, el que establece y/o enmarca los lineamientos de toda actividad humana en lo referente a la sostenibilidad ecoambiental, cultural y económica.

Desarrollo Sostenible

Sostenible, término definido como Dicho de un proceso: Que puede mantenerse por sí mismo.”

El término desarrollo sostenible es aplicado al desarrollo socio-económico y su uso fue formalizado por vez primera en el documento conocido como el Informe Brundtland, publicado en el 1987, como resultado de los trabajos de la Comisión Mundial de Medio Ambiente y Desarrollo de Naciones Unidas, creada en Asamblea de las Naciones Unidas en 1983.

La definición otorgada por dicha comisión al término desarrollo sostenible, fue la asumida principio número tres (3) de la Declaración de Río del 1992:

Satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades.”

Informe Brundtland. Es un documento socio-económico elaborado por distintas naciones en el 1987 para la Organización de las Naciones Unidas, ONU, por una comisión encabezada por la doctora Gro Harlem Brundtland. Originalmente, se llamó Nuestro Futuro Común (Our Common Future, en Inglés). En este informe, al formalizar el término desarrollo sostenible y definirlo, se ha implicado desde entonces un cambio muy importante en cuanto a la idea de sostenibilidad, principalmente ecológica, a un marco que enfatiza el contexto económico y social del desarrollo.

 

Fueron definidos como objetivos de éste desarrollo sostenible los siguientes:

 

1.Satisfacer las necesidades humanas.

2.Llevar a cabo dos tipos de restricciones: a) Ecológicas, es decir, en procura de la conservación de nuestro planeta Tierra, y b) Morales: renunciar a los niveles de consumo a los que no todos los individuos puedan aspirar.

3.Crecimiento económico en los lugares donde no se satisfacen las necesidades anteriores, es decir, en los países pobres.

4.Control demográfico, referido principalmente a las tasas de natalidad.

5.No poner en peligro los sistemas naturales que sostienen la vida en la Tierra.

6.La conservación de los ecosistemas debe estar subordinada al bienestar humano, pues no todos los ecosistemas pueden ser conservados en su estado virgen. El uso de los recursos no renovables debe ser lo más eficiente posible.

 

El desarrollo sostenible requiere entender que la inacción traerá consecuencias, por cuanto deben cambiarse las estructuras institucionales, fomentando las conductas individuales en relación a los objetivos anteriormente descritos.

El ámbito del desarrollo sostenible se divide conceptualmente en tres partes: la ambiental, la económica y la social. Se considera el aspecto social por la relación entre el bienestar social con el ecoambiente y el progreso económico.

Las necesidades de la sociedad, como alimentación, salud, ropa, vivienda y trabajo, deben ser satisfechas, pues si la pobreza fuese habitual, el mundo se encaminará a catástrofes de varios tipos, incluidas las ecológicas. Asimismo, el desarrollo y el bienestar social, deberán estar limitados por el nivel tecnológico, a los recursos del ecoambiente y la capacidad del mismo para absorber los efectos de la actividad humana.

Desarrollo Sostenible en Dominicana

En el país desde el año 1995 se ha llevado a cabo una iniciativa denominada, “Dominicana, Un Proyecto de País hacia el Desarrollo Sostenible”, proyecto integral de desarrollo sostenible, diseñado, planificado y ejecutado por los ciudadanos, las organizaciones de cooperación y no gubernamentales, el sector privado y las autoridades públicas, bajo la dirección del Consejo para el Desarrollo Sostenible y Promoción de la República Dominicana, CONDESPI, quienes han definido el concepto de desarrollo sostenible de la siguiente manera:

“Es el desarrollo anhelado por nuestras sociedades, el cual deberá regirse a nivel global, dependiendo de cuán correctas sean las decisiones que tomemos hoy y de lo eficiente que resultemos ser en la obtención de los objetivos trazados, manteniendo el equilibrio ecoambiental, social y económico, al garantizar la satisfacción de nuestras necesidades presentes, sin afectar la capacidad y posibilidad de las futuras generaciones en satisfacer las propias.”

“Este Desarrollo Sostenible solo podrá lograrse en el marco de un modelo donde exista y se practique la libertad, la equidad y la justicia, basado en la participación e integración de los ciudadanos comprometidos con la construcción de sus sociedades y/o naciones de manera individual y particular, que enarbolen, acrecienten y respeten los más altos principios y valores de nuestra civilización.”

“La aceptación, implementación y avances de este concepto y/o modelo están sujetos a los adelantos tecnológicos, del conocimiento a su favor, y de su correcta y adecuada difusión. De manera especial, hay que eliminar la percepción equivocada de que el Desarrollo Sostenible se trata de acciones de protección ecoambiental y no como lo que realmente es su objetivo: el crecimiento y progreso económico en equilibrio con el desarrollo o bienestar social y en armonía con el ecoambiente.”

Este proyecto se esfuerza por difundir el conocimiento y lograr la aceptación del concepto, motivando y concienciando a los ciudadanos dominicanos para que aceptemos nuestra responsabilidad y deber patriótico en participar e integrarnos a cuantas acciones sean necesarias para mejorar nuestra calidad de vida, a través del respeto al ecoambiente, al derecho a desarrollarnos socialmente, y al derecho a un crecimiento y progreso económico, todo de manera equilibrada.

Así lograr acrecentar la Dominicanidad y la promoción de nuestro país, en el marco de un modelo democrático, moral, ético, justo y legal, de respeto mutuo y solidaridad global, comprometido integralmente con el desarrollo de la humanidad.

Turismo Sostenible

Se define como aquellas actividades con fines de ocio, negocios u otros motivos, que realizan las personas durante sus viajes y estancias en lugares distintos al de su entorno habitual, las que son realizadas de manera respetuosa con el medio natural, cultural y social y con los valores de una comunidad. Estas permiten disfrutar de un positivo intercambio de experiencias entre residentes y visitantes, donde la relación entre el turista y la comunidad es justa y los beneficios de la actividad turística es repartida de forma equitativa, y donde los visitantes tienen una actitud verdaderamente participativa en su experiencia de viaje.

Lógicamente, y no obstante la anterior definición pudiese interpretarse en el ámbito de la oferta turística, el turismo sostenible es aquel que conjuga en su realización, tanto la oferta como la gestión u operación de la actividad, enmarcada bajo el concepto del desarrollo sostenible o de la sostenibilidad.

El turismo como potente instrumento de desarrollo, puede y debe participar activamente en la estrategia del desarrollo sostenible. Una buena gestión del turismo exige garantizar la sostenibilidad de los recursos de los que depende.

Su origen se remonta a los años mil novecientos setenta cuando nacen nuevas aproximaciones al tema turismo desde puntos de vista críticos y ecoambientales; pero, no es hasta el 1991 cuando llevado a cabo el cuadragésimo primer congreso de la Asociación Internacional de Expertos Científicos en Turismo (Association internationale d'experts scientifiques du tourisme, AIEST, en Francés), bajo el título “Turismo Cualitativo”, se planteó la complejidad del análisis de la sostenibilidad del turismo, surgiendo la definición original de que el Turismo Sostenible es el que mantiene un equilibrio entre los intereses sociales, económicos y ecológicos, integrando las actividades económicas y recreativas con el objetivo de buscar la conservación de los valores naturales y culturales.

Su auge surge a partir de la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro en el 1992, cuando se da inicio a la implementación de Agenda 21, el programa de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para promover el desarrollo sostenible a nivel global, nacional y local, en la que el desarrollo sostenible es el eje para cualquier estrategia de los sectores de la economía, y en este caso el turismo, lo que dio paso a la propagación de información y aportaciones desde los diferentes ámbitos, a favor de su sostenibilidad.

Ya para el 1983, la Organización Mundial de Turismo (OMT) en el documento titulado “Turismo en el año 2000 y más allá de aspectos cualitativos” (Tourism the Year 2000 and Beyond Qualitative Aspects, en inglés) definió el concepto de Turismo Sostenible:

"El turismo sostenible atiende a las necesidades de los turistas actuales y de las regiones receptoras y al mismo tiempo protege y fomenta las oportunidades para el futuro. Se concibe como una vía hacia la gestión de todos los recursos de forma que puedan satisfacerse las necesidades económicas, sociales y estéticas, respetando al mismo tiempo la integridad cultural, los procesos ecológicos esenciales, la diversidad biológica y los sistemas que sostienen la vida.”

En el 1994, la Organización Mundial de Turismo (OMT) considera fundamentales para la implementación de la Agenda 21 en los centros turísticos, los siguientes requisitos: la minimización de los residuos, la conservación y gestión de la energía, la gestión del recurso agua, el control de las sustancias peligrosas, transportes, el planeamiento urbanístico y gestión del suelo, el compromiso ecoambiental de los políticos y de los ciudadanos, el diseño de programas para la sostenibilidad y la colaboración para el desarrollo turístico sostenible.

En el 1995, se publica la Carta Mundial del Turismo Sostenible, donde se establecen 18 principios que tratan de establecer los fundamentos para una estrategia turística mundial basada en el desarrollo sostenible. La Carta de Lanzarote supone la aceptación de los lazos de la sostenibilidad, la conservación y el desarrollo de los recursos, y el papel central del turismo para el desarrollo, en los ámbitos global, nacional y local.

Carta del Turismo Sostenible

1era Conferencia Mundial de Turismo Sostenible

Lanzarote, Islas Canarias, España, 24 - 29.04.1995

 

Los participantes en la Conferencia Mundial de Turismo Sostenible, reunidos en Lanzarote, Islas Canarias, España, del 27 al 28 de Abril de 1995,

 

Conscientes de la realidad del turismo como fenómeno de alcance mundial que implica las más altas y profundas aspiraciones de los pueblos, constituyendo un importante elemento para el desarrollo social, económico y político en muchos países.

 

Reconociendo que el turismo es una actividad ambivalente, dado que puede aportar grandes ventajas en el ámbito socioeconómico y cultural, mientras que al mismo tiempo contribuye a la degradación medioambiental y a la pérdida de la identidad local, por lo que debe ser abordado desde una perspectiva global.

 

Conscientes de que los recursos en los que se basa el turismo son frágiles, así como de la creciente demanda de una mayor calidad medioambiental.

 

Reconociendo que el turismo, como posibilidad de viajar y conocer otras culturas, puede promover el acercamiento y la paz entre los pueblos, creando una conciencia respetuosa sobre la diversidad de modos de vida.

 

Recordando la Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, y las diversas declaraciones de Naciones Unidas, así como los convenios regionales sobre turismo, medio ambiente, conservación del patrimonio cultural y desarrollo sostenible.

 

Guiados por los principios enunciados en la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, además de las recomendaciones emanadas de la Agenda 21.

 

Recordando las declaraciones previas en materia de turismo, como la Declaración de Manila sobre el Turismo Mundial, la Declaración de La Haya y la Carta de Turismo y Código del Turista.

 

Reconociendo la necesidad de desarrollar un turismo que satisfaga las expectativas económicas y las exigencias ambientales, que no sólo sea respetuoso con la estructura socioeconómica y física de cada destino, sino también con las poblaciones receptoras.

 

Considerando la prioridad de proteger y reforzar la dignidad humana, tanto de las comunidades locales como de los turistas.

 

Conscientes de la necesidad de establecer alianzas eficaces entre los principales actores que participan en la actividad turística, con el fin de forjar la esperanza de un turismo más responsable con nuestro patrimonio común.

 

APELAN a la comunidad internacional, y en particular INSTAN a los gobiernos, a las demás autoridades públicas, a los decidores y profesionales en materia turística, a las asociaciones e instituciones públicas y privadas relacionadas con el turismo y a los propios turistas, a adoptar los siguientes principios y objetivos de esta declaración:

 

1. El desarrollo turístico deberá fundamentarse sobre criterios de sostenibilidad, es decir, ha de ser soportable ecológicamente a largo plazo, viable económicamente y equitativo desde una perspectiva ética y social para las comunidades locales.

 

El desarrollo sostenible es un proceso orientado que contempla una gestión global de los recursos con el fin de asegurar su durabilidad, permitiendo conservar nuestro capital natural y cultural, incluyendo las áreas protegidas. Siendo el turismo un potente instrumento de desarrollo, puede y debe participar activamente en la estrategia del desarrollo sostenible. Una buena gestión del turismo exige garantizar la sostenibilidad de los recursos de los que depende.

 

2. El turismo tendría que contribuir al desarrollo sostenible, integrándose en el entorno natural, cultural y humano, debiendo respetar los frágiles equilibrios que caracterizan a muchos destinos turísticos, en particular las pequeñas islas y áreas ambientalmente sensibles. La actividad turística deberá prever una evolución aceptable respecto a su incidencia sobre los recursos naturales, la biodiversidad y la capacidad de asimilación de los impactos y residuos producidos.

 

3. La actividad turística ha de considerar los efectos inducidos sobre el patrimonio cultural y los elementos, actividades y dinámicas tradicionales de las comunidades locales. El reconocimiento de estos factores locales y el apoyo a su identidad, cultura e intereses, deben ser referentes obligados en la formulación de las estrategias turísticas, especialmente en los países en vías de desarrollo.

 

4. La contribución activa del turismo al desarrollo sostenible presupone necesariamente la solidaridad, el respeto mutuo y la participación de todos los actores implicados en el proceso, tanto públicos como privados. Esta concertación ha de basarse en mecanismos eficaces de cooperación a todos los niveles: local, nacional, regional e internacional.

 

5. La conservación, la protección y la puesta en valor del patrimonio natural y cultural, representa un ámbito privilegiado para la cooperación. Por parte de todos los responsables, esta actitud implica un auténtico reto de innovación cultural, tecnológica y profesional, que además exige realizar un gran esfuerzo por crear y desarrollar instrumentos de planificación y de gestión integrados.

 

6. Los criterios de calidad orientados a la preservación del destino turístico y a la capacidad de satisfacción del turista, determinados conjuntamente con las comunidades locales y basados en los principio del desarrollo sostenible, deberían ser objetivos prioritarios en la formulación de las estrategias y proyectos turísticos.

 

7. Para participar en el desarrollo sostenible, el turismo debe asentarse sobre la diversidad de oportunidades ofrecidas por la economía local, garantizando su plena integración y contribuyendo positivamente al desarrollo económico local.

 

8. Toda opción de desarrollo turístico debe repercutir de forma efectiva en la mejora de la calidad de vida de la población e incidir en el enriquecimiento sociocultural de cada destino.

 

9. Los gobiernos y autoridades competentes, con la participación de las ONGs y las comunidades locales, deberán acometer acciones orientadas a la planificación integrada del turismo como contribución al desarrollo sostenible.

 

10. Reconociendo que la cohesión social y económica entre los pueblo del mundo es un principio fundamental del desarrollo sostenible, urge impulsar medidas que permitan un reparto más equitativo de los beneficios y cargas producidos por el turismo. Ello implica un cambio en los modelos de consumo y la introducción de métodos de fijación de precios que permitan la internacionalización de los costes medioambientales.

 

Los gobiernos y las organizaciones multilaterales deberían priorizar y reforzar las ayudas directas o indirectas a los proyectos turísticos que contribuyan a la mejora de la calidad medioambiental. En este marco, es necesario investigar en profundidad sobre la aplicación de instrumentos económicos, jurídicos y fiscales internacionalmente armónicos que aseguren el uso sostenible de los recursos en materia turística.

 

11. Las zonas vulnerables desde el punto de vista ambiental y cultural, tanto las actuales como las futuras, deberán recibir prioridad especial en materia de ayuda financiera y cooperación técnica al desarrollo turístico sostenible. También han de recibir tratamiento especial las zonas degradadas por los modelos turísticos obsoletos y de alto impacto.

 

12. La promoción de formas alternativas de turismo coherentes con los principios del desarrollo sostenible, así como el fomento de la diversificación de los productos turísticos, constituyen una garantía de estabilidad a medio y largo plazo. Para perseguir este fin, es necesario asegurar y reforzar de forma activa la cooperación regional, particularmente en el caso de la pequeñas islas y áreas de mayor fragilidad ecológica.

 

13. Los gobiernos, la industria turística, las autoridades y las ONGs responsables del turismo deberán impulsar y participar en la creación de redes abiertas de investigación, difusión, información y transferencia de conocimientos en materia de turismo y tecnologías turísticas ambientalmente sostenibles.

 

14. La definición de una política turística de carácter sostenible requiere necesariamente el apoyo y promoción de sistemas de gestión turística ambientalmente compatibles, de estudios de viabilidad que permitan la transformación del sector, así como la puesta en marcha de proyectos de demostración y el desarrollo de programas en el ámbito de la cooperación internacional.

 

15. La industria turística, en colaboración con los organismos y ONGs con actividades relacionadas con el turismo, deberá diseñar los marcos específicos de acciones positivas y preventivas que garanticen un desarrollo turístico sostenible, estableciendo programas que apoyen la ejecución de dichas practicas. Realizarán el seguimiento de los logros alcanzados, informarán de los resultados e intercambiarán sus experiencias.

 

16. Habrá de prestarse una atención especial al papel del transporte y sus efectos sobre el medio ambiente en la actividad turística, así como al desarrollo de instrumentos y medidas orientadas a reducir el uso de energías y recursos no renovables, fomentando además el reciclaje y la minimización de residuos en las instalaciones turísticas.

 

17. Con el fin de que el turismo pueda ser una actividad sostenible, es fundamental que se adopten y pongan en práctica códigos de conducta que favorezcan la sostenibilidad por parte de los principales actores que intervienen en la actividad, en particular por los miembros de la industria turística. Dichos códigos pueden constituir instrumentos eficaces para el desarrollo de actividades turísticas responsables.

 

18. Deberán ponerse en práctica todas las medidas necesarias con el fin de sensibilizar e informar al conjunto de las partes implicadas en la industria del turismo, ya sea a nivel local, nacional, regional o internacional, sobre el contenido y los objetivos de la Conferencia de Lanzarote.

 

Resolución Final

 

La Conferencia Mundial de Turismo Sostenible considera imprescindible hacer los siguientes llamamientos públicos:

 

1. La Conferencia recomienda a los gobiernos estatales y regionales formular, con carácter de urgencia, planes de acción para un desarrollo sostenible aplicados al turismo, en consonancia con los principios enunciados en esta Carta.

 

2. La Conferencia acuerda elevar al Secretario General de Naciones Unidas la Carta del Turismo Sostenible a fin de que pueda ser asumida por los Organismos y Agencias del sistema de Naciones Unidas, así como por las Organizaciones Internacionales con acuerdo de cooperación con Naciones Unidas, para ser sometida a la Asamblea General de Naciones Unidas.

 

Resolución Sobre El Comité De Seguimiento

 

Transcurrida la Conferencia Mundial de Turismo Sostenible, una vez aprobada la Carta de Turismo Sostenible y considerando la trascendencia de los acuerdos tomados, se hace necesario prever su futuro. La continuidad de la línea de trabajo y de colaboración ya emprendida es de primera importancia y para consolidarla resulta conveniente y necesario su seguimiento para llevar a cabo y aplicar esta Carta de Turismo Sostenible.

Con este objeto, se adopta el siguiente acuerdo:

 

1. La creación de un Comité de Seguimiento de la Carta y de su Plan de Acción integrado por las instituciones y agencias internacionales componentes del Comité Organizador de la Conferencia.

 

2. El Comité de Seguimiento debe velar por la difusión y circulación de la Carta y su mejor aplicación, la realización de actividades que garanticen su continuidad, la detección de situaciones críticas, así como el estímulo a toda clase de entidades públicas y privadas para la mejor instrumentación del turismo sostenible.

 

3. Este Comité debe impulsar la elaboración de estudios, proyectos y acciones encaminadas a la constitución de situaciones ejemplares de referencia para cada principal problemática a nivel mundial como mejor forma de aplicación de la Carta en relación con los principios del desarrollo sostenible.

 

4. Este Comité se hará cargo de la elevación y seguimiento de los acuerdos de esta Conferencia y asumirá la responsabilidad de circular y presentar esta Carta ante los protagonistas del Desarrollo Sostenible en la actividad turística, incluyendo a los representantes de la industria turística, organismos gubernamentales, las ONGs, Agencias de Naciones Unidas y otros Organismos Internacionales.

Y en 1999, la Organización Mundial de Turismo (OMT) publica el Código Ético Mundial Para El Turismo, adoptado por la resolución A/RES/406(XIII) de la decimotercera Asamblea General de la OMT celebrada en Santiago de Chile, 27.09 - 01.10.1999). Este crea un marco de referencia para el desarrollo responsable y sostenible del turismo mundial. Su texto se ha inspirado en numerosas declaraciones y códigos industriales similares que lo precedieron y a los que añade nuevos pensamientos que reflejan el permanente cambio de nuestra sociedad en los inicios del siglo 21.