Dominican Sustainable Tourism Organization, DSTO

  • Español
  • English
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
  • default color
  • green color
  • cyan color
  • red color
Red Dominicana de Corredores Ecológicos PDF Imprimir Correo

 

JavaScript must be enabled in order for you to use Google Maps.
However, it seems JavaScript is either disabled or not supported by your browser.
To view Google Maps, enable JavaScript by changing your browser options, and then try again.

Íntimamente relacionados y conformados por las Zonas o Distritos Ecoturísticos Municipales, la iniciativa para la creación de los corredores ecológicos viene desarrollándose desde el año 1995, como una estrategia convertida en el paradigma de las nuevas tendencias para la conservación de nuestro medio ambiente y de la recuperación del balance ecológico, de los recursos naturales y la biodiversidad y de su uso sostenible. Esto constituyéndose como firme acción frente al fenómeno del cambio climático, mediante la producción de oxigeno y regulación del clima, convirtiendo al país en uno de los pioneros en la región.

La idea y concepto de este logro se enmarca dentro del primer y único proyecto integral para el desarrollo sostenible en la República Dominicana, diseñado, planificado y ejecutado por los ciudadanos, las organizaciones de cooperación y no gubernamentales, el sector privado y las autoridades públicas, especialmente los gobiernos locales. Ha sido promovida desde sus inicios por el Consejo para el Desarrollo Sostenible y Promoción de la República Dominicana, CONDESPI, a través de sus filiales, los Consejos para el Desarrollo Sostenible y Promoción Municipales, así como los Ayuntamientos de los municipios participantes, denominada “Dominicana, un Proyecto de País hacia el Desarrollo Sostenible”.

La motivación para desarrollar esta iniciativa se centró en la responsabilidad ciudadana de tomar acciones reales, efectivas, bajo el concepto de la sostenibilidad y desarrollo humano. Ante el hecho de los efectos de la actividad humana descontrolada o no planificada, tales como la agropecuaria, el crecimiento urbano y el uso indebido de suelos, entre otras, que ha producido, la disminución y fragmentación de nuestras áreas boscosas, la deforestación y destrucción de ecosistemas naturales y, consecuentemente la reducción de la biodiversidad y los recursos naturales, la degradación del suelo, contaminación y demás daños ambientales.

Como nuevo paradigma, el objetivo de este trabajo consistió en la definición de las zonas más adecuadas para construir la Red Dominicana de Corredores Ecológicos. Pretende asegurar la funcionalidad sostenible y conectividad de las áreas naturales, ecosistemas y las zonas rurales de los principales sistemas montañosos de Dominicana. La delimitación de las áreas que estas ocupan fueron incluídas tomando en consideración la cubierta vegetal, el suelo, la Geomorfología, el clima, la hidrografía, carreteras, zonas urbanas, asentamientos rurales, áreas protegidas y la biodiversidad.

Estas son:

  • Corredor Ecológico de la Cordillera Central; conjunto montañoso de mayor importancia ecológico de la La Hispaniola. La atraviesa en su centro, en dirección Noroeste-Sureste, y posee la mayor elevación de todas las Antillas. Es el nacimiento de los ríos más largos y caudalosos de la isla. Con ecosistemas que van desde los 200 a los 3,098 mnsm, favorecen una alta biodiversidad, cuya protección está establecida en los parques nacionales Armando Bermúdez, José del Carmen Ramírez, Nalga de Maco, Valle Nuevo y otras áreas naturales protegidas. Recibe el impacto humano proveniente de las actividades agropecuarias, mineras y los asentamientos humanos.
  • Corredor Ecológico Oriental: está conformado por la unión de los sistemas montañosos de la Sierra de Yamasá, un sistema que se extiende de Oeste a Este, en el Este de la isla, con altura máxima aproximada de 900 msnm, y la Cordillera Oriental o Sierra del Seibo, un sistema poco accidentado que se extiende de Oeste a Este, al igual que la anterior, pareciendo su continuación, con una altura máxima aproximada de 750 msnm. Cuentan con impacto humano debido a las actividades agropecuarias, mineras y a los asentamientos y no poseen ningún sistema de áreas protegidas. Así también se le une la región de Los Haitises, formada por su gran macizo calizo con alternancia de pequeños cerros o mogotes llenos de exuberante biodiversidad. El Corredor Ecológico Oriental posee la característica de un alto nivel pluviométrico por ser impactados directamente por los vientos Alisios.
  • Corredor Ecológico de la Cordillera Septentrional o de la sierra de Montecristi: un sistema montañoso con altura máxima de 1,249 metros sobre el nivel del mar, presencia de ecosistemas húmedos al Este (Barlovento) y seco al Oeste (Sotavento), con gran actividad agropecuaria y de asentamientos humanos, cuya biodiversidad está protegida con pocas áreas protegidas como los monumentos naturales de Diego de Ocampo y Loma Isabel de Torres y la reserva científica, Loma Quita Espuela, entre otras.
  • Corredor Ecológico de la Sierra de Bahoruco: sistema montañoso localizado al suroeste del país (frontera con Haití), con alturas que superan los 2,000 msnm, con ecosistemas frágiles secos, húmedos y altitudinales o de montaña, de gran biodiversidad y con el mayor endemismo del país y de la isla, cuya protección la establecen los parques nacionales Sierra de Bahoruco y Bahoruco Oriental. Con gestión poco efectiva y fuegos generalizados cada año, es sometido al gran impacto de las actividades humanas no sostenibles de cultivos y agravada por los impactos incontrolados de actividad humana en el lado haitiano y de inmigrantes, en la parte dominicana.
  • Corredor Ecológico de la Sierra de Neiba: sistema montañoso también localizado en el suroeste del país (frontera con Haití). Con alturas que superan los 2,000 msnm, ecosistemas secos, húmedos y altitudinales o de montaña, padece del mismo impacto humano que la Sierra de Bahoruco y posee una solo área protegida.
  • Corredor Ecológico de la Sierra de Samaná: un sistema montañoso con alturas aproximadas de 700 msnm, localizado en el extremo Nordeste. Se encuentra en la misma trayectoria de los vientos Alisios convirtiéndola en una zona de alta nivel pluviométrico, de ecosistemas húmedos, y alta diversidad biológica. También sometido a la intensa actividad humana de agricultura y asentamientos humanos.

La creación de estas zonas o espacios parten de la premisa de simplificar la función de la interacción de plantas y animales, así como el viabilizar una función productiva sostenible y la relación económica con las comunidades humanas envueltas. Igualmente de considerar una funcionalidad desde la perspectiva de la población humana y de la fauna, dentro del contexto amplio de la teoría de la Biogeografía.

Los corredores como unidades territoriales y de manejo, tienen como objetivos primarios:

  • Conectar espacios y reservas naturales, así como la protección de sus paisajes.
  • Procurar la libre y segura migración o tránsito; distribución geográfica y el intercambio genético de las especies. Aumentar las probabilidades de desarrollo, proliferación y la supervivencia a largo plazo de las comunidades biológicas, así como de los procesos ecológicos y evolutivos, en entornos naturales, saludables y espaciosos.
  • Proteger las cuencas hidrográficas y reservas de agua fresca.
  • Regular, controlar y corregir los procesos de fragmentación a los que han sido sometidos los hábitats naturales a causa de la construcción de infraestructuras y el desarrollo de actividades humanas no sostenibles.
  • Proteger y gestionar adecuadamente los suelos, evitando la erosión y desertificación.
  • Fomentar hábitos de producción y de vida sostenibles.
  • Ofertar la posibilidad de conocer la sociedad rural y su cultura, facilitando el acercamiento vivencial de la historia, geografía, arte, ecología, paisajes y demás.
  • Preveer las causas, la minimización de riesgos y efectos por desastres naturales, así como estar aptos para la oportuna y óptima respuesta.
  • Proveer un sistema o modelo de gestión autosostenible con óptima relación de costo efectividad.
  • Organizar y promover un modelo de turismo sostenible y sus variables, de manera ordenada y haciendo énfasis en el desarrollo del ecoturismo.
  • Constituir un referente general para desarrollar programas de concienciación, educación y comunicación ambiental, así como de uso público y participación ciudadana que propicie la sensibilización e integración activa de las poblaciones locales y la sociedad dominicana en general.
  • Propugnar un verdadero desarrollo humano de la sociedad dominicana.

El éxito de la Red Dominicana de Corredores Ecológicos está condicionado a una imprescindible, ineludible e impostergable coordinación y cooperación de todos los sectores de la sociedad dominicana, incluyendo las administraciones locales y centrales, instituciones privadas y no gubernamentales, grupos y comunidades locales. Fomentar un modelo territorial de una alta heterogeneidad ecológica y elevada conectividad, así como el otorgamiento de la debida importancia a los sistemas de usos tradicionales y su conversión en actividades sostenibles, para promover nuevas alternativas económicas y de sustento.

La recuperación gradual de los procesos naturales, la promoción del patrimonio natural y cultural, la pecuaria y las actividades económicas tradicionales, todo con énfasis en la gestión local, debe convertirse en potenciales programas conservacionistas y de aprovechamiento y uso público. Más que una estructura administrativa, se busca consolidar una red de espacios naturales o verdadera red ecológica.

El gran logro de la Red Dominicana de Corredores Ecológicos es consolidar una figura de protección de nuestro medio ambiente y recursos naturales de manera no traumática, donde sus acciones eliminen o minimicen los factores de tensión, que asegure su viabilidad y funcionalidad de manera sostenible.

Los planes de ordenación territorial de recursos naturales, planificación territorial y urbanística, sistemas de información ambiental, obtención y manejo de información científica y técnica, establecimientos de estudios y análisis multidisciplinarios desde un enfoque y perspectiva que integren modelos de gestión biocéntricos y funcionales, así como otras herramientas, deberán dotar los indicadores ambientales que permitan un seguimiento adecuado y a tiempo y que garanticen obtener los objetivos de la iniciativa.

Métodos de restauración, basados en criterios de autosostenibilidad, tanto pasivos, tendentes a eliminar obstáculos que impidan la recuperación de los ecosistemas, combinados con métodos activos, deberán cumplir el cometido en las estructuras y el funcionamiento de ecosistemas degradados o destruidos, permitiendo la autorestauración y recolonización natural de animales y plantas, evitando una excesiva manipulación del medio natural y una máxima flexibilidad del procedimiento de restauración.

Una estrategia agropecuaria enmarcada en un plan de desarrollo rural, así como el apoyo técnico y financiero a la diversificación de las actividades económicas y a nuevas, que puedan ser sostenibles. Estos deberán ser incentivadas de manera tal que logren un sustento y beneficios similares o mejores a los actuales métodos productivos económicos, con mayor eficiencia.

Indiscutiblemente, la Red Dominicana de Corredores Ecológicos provee un modelo de gestión adaptable y flexible, para que durante el desarrollo de la iniciativa puedan atenderse satisfactoriamente las demandas que puedan surgir en lo ambiental, social y económico.

Actualmente, se trabaja en cada uno de los municipios participantes, para la integración de las distintas entidades y personalidades que tradicionalmente se han destacado y realizado labores ambientales, sociales y económicas, con la finalidad de conformar y estructurar los organismos que tendrán a su cargo el desarrollo de los diferentes aspectos del proyecto.

Nuestra Organización Dominicana de Turismo Sostenible, ODTS, desde el inicio de la creación de la Red Dominicana de Corredores Ecológicos, ha sido la institución líder, así como de apoyo y respaldo en lo concerniente al desarrollo de la actividad turística sostenible en estas áreas naturales, por lo cual estamos comprometidos con el éxito del mismo.